¡Frena, Bracky!

Última intervención realizada, última fase por delante: la de recuperarme plenamente para retomar mi vida… no donde la dejé, no. ¡Eso ni hablar! El paradigma para mí ha cambiado tanto que retomaré algunas actividades (como el trabajo) e incorporaré otras para las que me siento muy motivada, pero la manera de vivirlo será, inevitablemente, otra.

Sin embargo, antes de llegar a allí, está éste momento, como decía: el de la recuperación. Salí del hospital encontrándome tan bien, que me “vine un poco arriba” y, por el ejemplo, el viernes me fui a pasar el día por ahí. Y claro, llegué a casa, tras varias horas de paseo y algunas compras, destrozada, dolorida, y me pasé el sábado en casa, entre el sofá y la cama. Por la noche me vino el bajón, la frustración, el enfado y el miedo, todos juntos, brotándome en forma de lágrimas por los ojos sin motivo aparente para mí. No podía dejar de llorar pese a no poder identificar el motivo.

Soy de esas personas que intenta escuchar al cuerpo, porque me suele hablar muy claro, y también hago caso de las señales que me van apareciendo en forma de “casualidades” o eventos tontos de la vida cotidiana. Si me soy fiel a mí misma, tengo que hacer caso a todo esto. Las señales están claras: el cuerpo no responde como querría, la cabeza tiene cosas que asimilar y el alma aún tiene tensiones emocionales que drenar. He tenido que comprometerme conmigo a cuidarme más, a no correr, no tener prisa. Difícil permitirse esto en la sociedad en la que vivimos, que promueve la competición, premia a los primeros, insta a luchar (para mí no es, gracias),  patologiza el dolor natural y te inyecta un positivismo (éste sí, patológico, en mi opinión), que te dice que no llores, que alegres esa cara, y que sonrías a la vida, pase lo que pase… La inercia me lleva pero las señales me paran. 

Así que Bracky, frena, no tengas prisa por llegar, porque ¿llegar, a dónde? La vida me ha quitado para darme algo enorme! que incluye aprender a vivir lo más en consonancia posible con mis tiempos y en los espacios que deseo habitar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s