Paradojas de la Vida…

Una de las paradojas de la Vida es la evitación de la muerte, la huida hacia adelante… ¿adelante de qué? si no sabemos dónde espera… o un quedarnos parados… ¿acaso se para el tiempo? Si hay flores, vegetales, frutas de temporada, ¿acaso no somos de temporada también nosotros?

Ayer alguien en Instagram escribía su mantra, y preguntaba qué frase era el mantra de sus lectores. El mío es “todo el transitorio”, y no me cansaré de citar a la vida y a la muerte, de escuchar y cantar músicas que las hagan bailar; no me cansaré de honrarlas, porque para mí la paz reside en dejar de huir de lo inevitable, en aprender a fluir (pero un fluir de los de verdad, desde las tripas, con confianza plena, no amoldarse sin remedio a los cambios), en bailar con las vidas y muertes cotidianas, incluso las que no dejan muertos, las que no requieren entierros -que sí duelos-, en aprender a vivir con mis pechos rotos, una hermana ausente, un padre y una madre que dejaron un cachito de sí mismos en el féretro de su hija, unos abuelos que no conocí y unas abuelas que marcharon antes de ser consciente de cuánto de ellas, de su vida, de sus anhelos… querría haber conocido, de cuántas preguntas para ellas me llevaré conmigo. La paz reside en saber que todo lo que tengo es susceptible de desaparecer: mis hábitos, mi salud, mi casa, mi familia, mi trabajo, mi estabilidad, mis derechos, el oxígeno que me mantiene viva, la vida misma…

No he encontrado aún la manera de lograr que esa paz se instale de manera permanente en mi pecho, será que también es transitoria, que hasta la paz, si se nutre de vida también se nutre de muerte: conflicto, miedo, control….

Mientras llega el día de la paz, respiraré muy hondo los instantes en los que viene a abrazarme por cada uno de mis costados. A los ahogos del miedo, las puñaladas de la decepción, las heridas del control, estoy más que acostumbrada…

La parajoda de la Vida es que la única manera de vivir es abrazar a la Muerte.

¡Abrazadla fuerte y bailad con pasión!

2 Comments

  1. Ten la seguridad de que, cuando ya, como tú has despertado, esa sensación de paz y serenidad se va acrecentando e instalando hasta hacerse lo dominante en tu vida. El despertar es un camino sin retorno que lleva a la serenidad. Feliz viaje.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s