Deshojar mis margaritas

En estos meses, y en la medida en que escribo, que publico, que recibo un feedback, que dibujo, que coloreo, que sano, que avanzo, que me retuerzo ante nuevas dificultades que surgen por el camino, voy descubriendo la magia de la metáfora y de la ficción. Y esa magia, junto a la distancia y la ligereza que otorga el tiempo que pasa, me permite mecerme en mi realidad como quien descansa entre nubes de algodón.

Ya que no puedo cambiar ese evento de mutilación que ya forma parte de mi vida, de mi memoria, de mi ADN, al menos me permito cambiar algunos detalles de la historia que me cuento, contándome el cuento de que mi mastectomía, en realidad, fue un acto de deshojar mis margaritas rosas… Si las glándulas mamarias tienen forma de flor, quitarlas ¿qué otra cosa podría ser?

Hoy no hay más texto que éste. Hoy solo dejo un dibujo. Hoy solo me abrazo en un intento de quererme un poquito mejor. Qué me lo debo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s